Foto: Reuters

Según Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, la Operación Libertad tiene tres fases de trabajo enmarcadas por el “camino pacífico de la democracia”.
Dichas fases serán exitosas siempre y cuando cuenten con el apoyo de la comunidad internacional y las protestas masivas en las calles que deben llevar a derrocar al régimen de Nicolás Maduro.

El cese de la usurpación, el comienzo de un periodo de transición y las elecciones libres son las tres etapas de este proceso de regreso a la libertad y democracia.
Guaidó hizo un llamado para conseguir “el cese definitivo de la usurpación” que considera hace Nicolás Maduro de la Presidencia, mientras que desde el Gobierno se denunció la puesta en marcha de “un golpe militar” en Venezuela.

La Operación Libertad ha generado multitudinarias movilizaciones en protesta por los cortes de suministro eléctrico y la falta de abastecimiento de agua potable que ha sufrido el país en las últimas semanas. Apagones que generaron, por parte del régimen, un racionamiento sistemático y diario en varias ciudades del país.

Guaidó anunció, el pasado 6 de abril, que ya estaba preparando un simulacro de la última etapa de la operación para tomar Miraflores. Dejó abierta la posibilidad de una acción militar, más allá de la civil, nunca descartada por su aliado, EE. UU. que se ha limitado a informar que todas las opciones (incluida la intervención militar) están sobre la mesa y han sido estudiadas.