Hoy se cumplen trece años en que Colombia dio un paso gigante hacia la garantía de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las mujeres en el país a través de la Sentencia C-355 de 2006. Gracias a la acción política y la movilización social, la Corte Constitucional amparó el aborto seguro, bajo tres circunstancias, como un derecho fundamental.

En ese sentido, entidades como Profamilia, organización líder en salud sexual y reproductiva, exalta que cada día sean más las mujeres que se reconocen como sujetos de derechos, con la capacidad de decidir sobre sus cuerpos y sus vidas.

Sin embargo, Profamilia también expone que “a trece años de la promulgación de la sentencia, que ha sido referente legal para el mundo, y tras los múltiples pronunciamientos de la Corte Constitucional, los protocolos del Ministerio de Salud y la circular de la Superintendencia de Salud, los retos continúan y no son pocos: estigmas, señalamientos, el rechazo, la negación del servicio y la desinformación siguen enfrentando a las mujeres ante múltiples barreras que les impide acceder a servicios oportunos de seguros y de calidad, llevándolas a escenarios peligrosos donde los riesgos para sus vidas son latentes”.

Tan solo en el año 2018, cerca de 17.000 mujeres ejercieron el derecho al aborto legal y seguro a través de Profamilia. Mediante los servicios de anticoncepción y abortos realizados por la organización, se evitaron un total de 372.000 abortos inseguros en Colombia.