Nuevo Día Noticias se solidariza con el Movimiento Fuerza de Mujeres Wayúu, quienes han recibido amenazas por parte del grupo ‘Las Águilas Negras- Bloque Capital’.

Según el Blog Notiwayuu, medio en el que fue publicada la denuncia, las amenazas se dieron a través de panfletos con membrete del grupo antes mencionado, en los que publican nombres y fotografías de miembros que pertenecen al proceso organizativo.

Es importante recordar que hace ocho días se había alertado a través de un comunicado público dichas amenazas al movimiento.

En la denuncia que comparte Notiwayuu, el día martes 7 de mayo de 2019, fueron arrojados, por debajo de la puerta de la residencia de una integrante del proceso, dos panfletos idénticos en los que, de manera directa, se vuelven a mencionar a Deris Paz, Luis Misael Socarras, Dulcy Cotes, Miguel Iván Ramírez.

Además de esto, agregan 2 nombres más que en la oportunidad anterior no habían sido mencionados: Angélica Ortiz y Evelyn, agregando fotografías de integrantes del Movimiento, fotografías que han sido tomadas de publicaciones realizadas a través del blog Notiwayuu.

La anterior amenaza

“En horas de la tarde del 29 de abril de 2019, a través de un perfil de la red social Facebook con el nombre de “Pedro Lastra”, fueron publicadas y compartidas dos imágenes: una correspondía a amenazas del 2018 en la que logotipos de nuestra organización aparecieron junto a logotipos que representan al Movimiento Nación Wayuu, La Organización Wayúu Araurayu y La ONIC; la segunda imagen, contenía de manera específica los logotipos de La Fuerza de Mujeres Wayuu, así como también mencionaba de forma directa los nombres y apellidos de 6 de sus integrantes: Karmen Ramírez, Miguel Ramirez, Jakeline Romero, Deris Paz, Luis Misael Socarras, Dulcy Cotes”, expone Notiwayuu en la denuncia pública.

Por otra parte, en la denuncia se menciona que la publicación del perfil “Pedro Lastra”, es acompañada por un comentario en el que menciona y etiqueta a dos personas más: Carlos Daniel Hernández y Rosa María Cano. Además, expresan que “al revisar la red social Facebook, para tratar de obtener información sobre “Pedro Lastra”, a eso de las 9 de la noche, el perfil ya había sido eliminado.

El Movimiento Fuerza de Mujeres Wayúu, recalca que, a pesar de las denuncias que han elevado a las debidas instituciones competentes, no han recibido resultados que les aseguren que su trabajo por la defensa de la paz, se sus derechos, de los derechos de Wounmainkat (nuestra Madre Tierra) y sus vidas no corren peligro.

Desde las amenazas proferidas en contra de este Movimiento el pasado 10 de octubre de 2018, no ha habido resultado alguno sobre las denuncias. Así mismo, responsabilizan, una vez más, al Estado Colombiano, por cualquier hecho que atente contra el trabajo o sus vidas.
La denuncia pública emitida por Notiwayuu finaliza con una serie de solicitudes que hace el Movimiento:

1. Solicitamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgar medidas cautelares al movimiento Fuerza de Mujeres Wayúu – Sütsüin Jiyeyuu Wayúu para que podamos continuar con nuestro trabajo por la defensa de Wounmainkat – Nuestra Tierra, Wuinkat – el agua, Kataa o’ui – la vida, y Anajirra A’in – La Paz.

2. Pedimos al actual gobierno que inicie un plan de acción inmediata para garantizar el cumplimiento de la jurisprudencia emitida por la Corte Constitucional en favor de los pueblos indígenas para evitar el exterminio de nuestros pueblos a causa de la guerra. Además, pedimos que se atienda de manera priorizada la grave condición de riesgo en que nos encontramos, a fin de proteger nuestras vidas.

3. Convocamos a las Misiones y Cuerpos Diplomáticos acreditados en Colombia para monitorear la delicada y vulnerable situación en la que nos encontramos les defensores de derechos humanos en el Pueblo Wayuu. Así mismo solicitamos que exijan al actual gobierno, dar cumplimiento a los Acuerdos de Paz, así como con a los compromisos adquiridos internacionalmente en materia de derechos humanos, especialmente los que tienen que ver con los derechos de los pueblos indígenas y defensores de derechos humanos.

4. Instamos a la Unidad Nacional de Protección (UNP) a reevaluar las medidas del plan de protección de la FMW-SJ, así como a reforzar las estrategias de protección desde una visión holística, que contemple la protección espiritual como parte del programa que nos permita garantizar no solo el trabajo en nuestro territorio, sino también la protección de la vida.

“Invitamos a la sociedad civil en general, para que rompamos las barreras de la indiferencia y nos manifestemos en exigencia permanente para que se esclarezcan estos hechos, los cuales no son sucesos aislados frente a la realidad misógina, estigmatizante y que ha trascendido a atentados y asesinatos selectivos en contra de los diferentes liderazgos sociales que defendemos la vida, nuestro territorio y nuestros derechos en toda Colombia”.